¿Cómo distinguir un reloj Omega real de una copia?

La tecnología sobre todo a la hora de poder escanear pieza por pieza y fabricar, ha avanzado mucho en los últimos años.

Impresoras y escáneres 3D han hecho que los productores de falsificaciones de relojes puedan crear copias casi perfectas.

Si tú también eres un amante de los relojes, y quieres saber como diferenciar un reloj Omega auténtico de una falsificación, te lo explicamos en este post.

Cómo distinguir un reloj Omega de una copia

A simple vista lo que llama la atención es su similitud en cuanto detalles. Lo pone muy difícil a la hora de certificar su autenticidad.

Como se explica en el vídeo, a pesar de que el nuevo reloj de onda Seamaster se lanzó hace poco menos de dos años, el mercado de las falsificaciones ya ha respondido con una réplica muy precisa de la emblemática pieza de buceo suiza: «el tipo que haría que hasta el más estricto entusiasta sudara un poco». 

Desde la esfera de cerámica azul oscuro con fina impresión en blanco o la esfera de cerámica con forma de onda cortada, las falsificaciones no han dejado ningún detalle para no ser notadas. 

También han copiado las manecillas esqueletizadas azules e incluso el tono de diferente color en el segundero para distinguirlo del resto de los marcadores de la esfera. 

Las similitudes entre ambos son muy sorprendentes. De hecho, cada tornillo, joya y resorte del calibre Omega 8800 ha sido copiado, haciendo que el reloj sea imposible de distinguir de la pieza genuina.

Sin embargo, los conocedores de relojes no se preocupan: Aunque no lo creas, hay formas de distinguirlos, aunque bajo un escrutinio extremo y mirando con lupa cada detalle. 

En primer lugar, la maquinaria copiada es simplemente una fachada para el movimiento real que impulsa el reloj, que se encuentra debajo de la esfera del falso 8800. 

Debido a esto, la caja del reloj es también ligeramente más gruesa en comparación con la real. 

Por supuesto, también falta el escape coaxial, el muelle de silicio, la certificación del cronómetro METAS, o el antimagnetismo a 15.000 gauss. Por último, si prestas mucha atención, encontrarás que el acabado de la falsificación está ligeramente por debajo de la par, a menudo todavía mostrando signos en la mecánica.

El origen de los relojes Omega

En 1848, Louis Brandt fundó la compañía que se convertiría en Omega en La Chaux-de-Fonds, Suiza. En 1877, sus hijos Louis-Paul y César se unieron a él, y el nombre de la compañía se cambió a Louis Brandt & Fils.

En 1894, la compañía produjo un nuevo movimiento que resultó ser un éxito mundial, gracias a su precisión en el cronometraje y a su facilidad de reparación. El movimiento se conocía como el calibre Omega, y su éxito fue tal que en 1903, el nombre de la compañía se cambió a Louis Brandt & Frére – Omega Watch Co., y nació la marca Omega.

Los relojes Omega son muy famosos por haber sido el reloj oficial de los Juegos Olímpicos, el reloj de los exploradores del Ártico, haber sido el reloj presente en los viajes espaciales, pero sobre todo por ser el reloj Oficial del personaje de ficción James Bond.

Deja un comentario