Casio y la historia de sus relojes digitales

Casio y la historia de sus relojes digitales

Casio y la historia de sus relojes digitales tuvo lugar con el gigante japonés Casio Computer Co, Ltd. Nacida como una iniciativa familiar en 1946 bajo el apellido Kashio, comercializada como Casio en 1957.  En cuya época asombró al mundo con sus calculadoras, especialmente su diseño electrónico de mesa.

Tal miniaturización sin precedentes dejó saber al mundo que había nacido un coloso de la electrónica, que pronto se expandiría con sus líneas de dispositivos electrónicos, pero siempre bajo el enfoque de la microelectrónica y digital, en la elaboración de pianos, juguetes, cámaras digitales, hasta llegar a sus famosos los relojes.

Seguido de tan notorio invento y creación, llegó la calculadora móvil, superando en gran medida a la existente. Y más tarde arribó su producto estrella, el reloj. Creado en 1974 llamado Casiotron, como la pieza que marcó la era digital en cuarzo con el plus del calendario, considerando más de lo habitual, agregando meses y años bisiestos, notándose como la primera marca que incluía tal novedad en sus diseños.

Esta suma añadida por Tadao Kashio, se debió a que poseía una piedra azteca, cuya obra sirvió de inspiración para agregarle al calendario la merecida importancia.

Para entonces, las relojerías europeas consideraban que los relojes digitales carecían de gama, sofisticación y elegancia. Lo cual sin duda aportó una evidente ventaja para el posicionamiento nipón, pues gracias a esta postura avanzó en su investigación para imponerse en la era digital, ofreciendo relojes accesibles, pero sin desestimar en diseño y calidad, logran revolucionar el mundo relojero en pleno.

¿No te parece interesante conocer más sobre Casio y la historia de sus relojes digitales?, pues síguenos en las siguientes líneas, y sumérgete en este fascinante tema que invita a llegar hasta el final.

Casio y la historia de sus relojes digitales 1

El primer reloj digital Casio

Los típicos punteros y su característico sonido tic-tac de los relojes de muñeca, sin duda fueron cruciales y marcaron una época. Hasta la llegada revolucionaria de Casio en 1974, cuando presentó su innovador modelo electrónico, dando lugar así a otra era, la digital. Así hizo su entrada el primer reloj de pulsera digital, el Casiotron, quien además llegó con un plus, pues adicional a la hora oficial y días, tenía integrado otras funciones, como el número de días del mes y si el año sería o no bisiesto.

Y de este modo espectacular comienza la avanzada digital de Casio, quien además de elaborar relojes completos y funcionales, ofrecía a su tenedor prestaciones que sobrepasaban el simple hecho de dar la hora. Ya para 1976, los modelos de relojes digitales de Casio, ofrecían alarma y luz. Seguido del cronómetro, cuenta regresiva, agenda, calculadora, hasta arribar al GPS, cámara fotográfica, etc.

Pero además, en menos de una década, lanzaba sus modelos de alta resistencia, como el G-Shock de 1983, haciendo gala de ser un reloj a toda prueba, capaz de soportar casi que cualquier tipo de investida y resistir sin romperse, soportando incluso caídas desde rascacielos y no sufrir daños. Pero además, todos sus modelos de la época, eran sumergibles.

El origen del gigante japonés Casio

El origen de Casio como marca, se remonta luego de la II Guerra Mundial, época en la cual el hoy gigante de la tecnología asiática, Japón requería a gritos implementar algún valor que le permitiera desarrollarse con rapidez de la pobreza que trajo el siglo XX. Y su mejor opción fue decantarse por la tecnología, hasta convertirse en su rey. 

De esta época es Tadao Kashio el ingenioso creador de Casio, quien luego del terrible terremoto de Kanto, partió con su clan rumbo a Tokio. Allí a la par de sus estudios, laboraba para una fábrica donde creaba utensilios domésticos, y poco a poco, fue evolucionando hasta idear pequeñas piezas, dejando saber que poseía notables habilidades.

Consciente de ello, no tardó en plantearse sus objetivos, y en 1946 creó su propia empresa familiar llamada en término sajón como Casio Computer Co. Ltda, honrando así al apellido Kashio.

Inicialmente, solo reparaba maquinaria del aeropuerto de Tokio, y progresivamente fue creando pequeñas piezas para microscopios, telégrafos, hornos, etc., pues su inclinación siempre estuvo enfocada hacia lo micro. Lo que le permitió especializarse en una amplia gama de productos, gracias a las reparaciones que realizaba en su taller. 

Dentro de tales piezas figuró una calculadora (para época eran grandes, apenas movibles). En su reparación descubrió que estaba en capacidad de diseñar y elaborar una calculadora funcional, portátil, sin tanta parafernalia ruidosa y engranajes mecánicos. 

Paralelamente, lanzó su primer producto, la pipa Yubiwa, similar a un anillo con un soporte para cigarrillos y boquilla, donde no era necesario ocupar la mano con el cigarro mientras se fumaba. 

Deja un comentario